2 años pasan rápido

Felices dos años sin nada nuevo por acá

felices dos años sin subidas, ni clicks, mails, pingbacks (¡como si supiera lo que es!)

pero de mucha escritura igual

aunque no se vea

la procesión va por otro lado, por otras hojas, por otro carril.

Para ser sinceros, esto no es más que lo primero que se me cruza por la cabeza

como ejercicio

para acordarme qué tenía que hacer para que esto

funcione bien en word press:

WordPress, felices dos años sin mí.

Ante la política de comunicación de M. Macri (declaración)

click abajo para leer

Ante la política de comunicación de M. Macri (declaración)

 

y acá para leer el decreto completo

http://www.infoleg.gob.ar/infolegInternet/anexos/255000-259999/257461/norma.htm

 

Saludos observadores anónimos

 

 

la mano eléctrica azul

o bien…
El otro día íbamos de acá para allá saliendo de un banco para entrar a otro, nuevamente, y así hasta llegados los 31. Y soñé que Jorge vivía en una casa tipo chorizo, amplia, muy bien refaccionada y acondicionada. Desde su habitación podía verse el mar y un tren, me confesó que era lo único que lo mantenía vivo. Después en la cocina de adelante estaba Matias Noalvin cocinando y gruñendole a algo.
El milagro del mate amaneciendo las tostadas de reojo.
Hoy ayunaré.
Todo el día mate hasta encontrar la salvación ¿cual? No sé, alguna de las dos.
Estábamos inquietos en la noche.
Los mosquitos amenazaban picadura y los gatos maullaban. River había ganado y entonces el tren pasaba hasta altas horas con cantitos de los hinchas que golpeaban contentos las chapas por la ventana.
No me desperté, no escribí, y no sé que voy a hacer hoy. Hay un par de planes en disputa contra la burocracia de las computadoras y un ego diluido en el propio nadismo de turno llamado yo.

Sigo con la novela eterna: caminar, comprar un libro, aprobar una materia, fraguar una revolución interna que salve al planeta, a muchos, a alguien, a mí; charlar con el gato, amenazar la tarde con actividades que no haré (no sirvo para la tarde).
La novela impostergable sigue siendo la de los Perez.
Otro capítulo,
otra posibilidad
otro no averiguar nada
otro sí averiguar algo
¿Hilda la puerta de entrada?
¿Hilda la puerta de salida?
Hilda, la aburrida de los años nuevos y las cenas lúgubres.
Hilda omnipresente, aunque… me llama más el pintor.

Día inquieto al revés.
Corregir para deshacer la espera.
Frases sueltas que nada dicen pero mucho expresan. Tedio, el tedio invasivo de la soledad.
Fuerza no, freno de mano puesto.
Pero soy la mano.
Soy la mano que abre puerta
escribo este preludio como para tomar envión de algo, hacia algo, hacia una intención aparecida.
Fuelle, soy la mano, la mano que invoca precede y sucede, la mano que llama, que acaricia y la mano que podría suicidarte. Manik, no quiere decir maniático, sino mano eléctrica azul. Soy la mano que escribe, soy la única posibilidad de yo mismo.

Ayer pensaba: ¿porque unos minutos antes de que llegue mi alumnito de batería pienso : y si hoy no viene? – ojalá que hoy no venga, que me llame la mamá diciendo que no puede, que el nene no quiere venir o que cambiamos para otro día porque le duele la panza…
¿Realmente disfruto dando esa clase o hay una imposición de hacer algo en lo que no estoy del todo cómodo?
Eso viene de chico, viene esa sensación ante cosas que me gustan y ante cosas que no me gustan por igual.
A mi novia, que es profesora en colegios, me dijo que le pasa parecido: “pulsión de muerte”, “autoboicots”, “resistencia”, planos psicológicos que podría asumir sin dudar, advirtiéndolo como una verdad: “cuando haces algo siempre hay un no algo presente que tira para otro lado queriendo deshacer el plan que te propusiste. Es un no algo inconsciente, una parte tuya que te asesinaría sin dudarlo si cedes un poco, tu Mr Hide. Eso, o tal vez sea todo una teoría Freudeana medio chamuyada que teje estrategias explicativas de tus qués y tus porqués sin mucho fundamento. Eros y Tanat, Boca y River… es tu parte de river que te quiere ver naufragar.
¿Y si escucho mi propio sentir antes de dar una clase, o antes de tomar curso? Dan ganas de dormir o salir disparado para otro lado ¿es siempre así esto?
Terminantemente no.
Nunca quise ir a tenis, es extraño de explicar, no es que no me gustara, pero nunca quise ir del todo, nunca llegué saltando de alegría ni deseé que la clase no acabara. Lo mismo con las clases de batería, que se yo… siempre me faltaba practicar más.
Pero hay otros lugares a los que siempre tengo ganas de ir: a las clases de Hebe. A escuchar sobre libros, escrituras, teorías y aprender de narrativa. Siempre tengo ganas de ir, cuando por algún motivo de fuerza mayor no puedo ir lo lamento muchísimo y me pregunto que habrá pasado en el taller.
Lo mismo me pasa con ciertas clases de la facultad. Hay profesores que son muy buenos. Temas que son muy interesantes. Y además son gratis.

En todo caso soy yo y mi circunstancia, como dijo por ahí alguien que no tengo idea quién será. Yo y el entorno, los deseos, los deseos del otro, los astros, la noche anterior, la pelea o no pelea que haya tenido antes, el resfrío o no resfrío. La totalidad de las cosas.
Bajo este nuevo paraguas teórico, no hay autoboicot: sencillamente es gusto.
La confusión no me deja oír a lo que verdaderamente disfruto. La responsabilidad interior no permite saber cuando es un “deber ser” y cuando es un “querer ser”. La responsabilidad, la obsesión por el cumplimiento y la disciplina de los infaltables son acaso cosas que hacen mucho ruido, cantan fuerte, dicen fuerte lo que hay que hacer, muchas veces tapando, la música de lo que verdaderamente quiero hacer:
Soy la mano, soy la mano que abre puertas, soy la mano que te manda, soy la mano que te llama soy la mano que saluda, soy la mano linda que Dios me dio.

Yendo al concierto de Skay

El tipo que atiende el almacén de la esquina de la casa de mi cuñado tiene los rulos despreocupados y el pelo largo así como le surge; Y no tiene cerveza en latita -No me quedaron- dice.
Yo tengo treinta años y me da vergüenza ir por la calle compartiendo una cerveza de litro, por alguna razón la botellita o lata personal se me hace más civilizada, más aceptable a esta altura. Pero el tipo no tiene y como no sabemos si habrá otro kiosco abierto más adelante compramos la botella para las cuadras que hay hasta el estadio: hoy toca Skay.
Mar del Plata es desoladora por la calle Juan B. justo. Fábricas, galpones y persianas bajas comparten su razón de ser con alguna bolsa volando en el aire mientras una estación de servicio allá a lo lejos difumina una luz grisácea. Un perro marrón pasa. Humo. Marcas de frenadas en el asfalto.

Vero tiene el pelo más rojo que nunca, está hermosa y le sienta natural esa botella del pico
– menos mal que no la dudaste – me dice. Su palabra siempre es la justa.
Caminamos hermosos por la calle Juan.B.justo. La cerveza que no es nada del otro mundo está muy bien ¿ como será el concierto de Skay? ¿Como hubiese sido esta misma escena doce años antes cuando cada uno caminaba solo por su cuenta?
Esta noche tiene el sabor de la revancha, como cuando pensás en volver al secundario pero con la experiencia que ahora tenés, y disfrutamos de todo al máximo.
Las mismas cosas que hubiésemos hablado a los veinte vuelven en estas cuadras: ¿es posible tomar en serio esta vida absurda?¿que se va a inventar después del cine? ¿Playa o Montaña? ; pero vuelven de un modo distinto ahora: ambos tuvimos viajes y desaciertos, vimos vivimos o lloramos las mismas películas y explicamos las mismas situaciones con los mismos capítulos de las mismas cosas que sin embargo ahora cambiaron de perspectiva con los años; ambos dejamos de odiar un poco a la gente y tal vez nos hemos amigado por lo bajo con la idea de tomar un poco en serio todo esto, pero no demasiado. Hay que cuidarse
Nuestro modo es distinto ahora.
La cerveza individual que no hubo es la mejor casualidad en esta noche de revancha azarosa y simple. Sin ira. Caminar y compartir la noche del pico, la luna ya asoma. Estamos intactos. Iguales pero distintos. Como el cielo. Como Skay.

 

88x31 creative comons

La pera

Desde hace un tiempo que estoy obsesionado con una pera, una en particular que estaba en la esquina de San Martín y José María Paz un martes o miércoles a la tarde. Yo venía caminando por San Martín y al doblar la veo como esperando algo ¿que hace esa pera ahí? tan fuera de contexto. Ni peral cerca, ni bolsa con verduras, ni ningún indicio que pueda decir como llegó esa pera a ese rincón. La piel le brillaba y tenía gotitas y sobre todo lo que sentí al verla fue ” esa pera está allí porque quiere decir algo”.En mi atención la fuerza de la pera se imprimió como una nota mental que más tarde vendría a picotearme la cabeza una y otra vez. Y así fue. Tuve indicios del misterio de la pera 3 veces más: al otro día entrevista para un grupo de taller de escritura, la profesora, escritora, o como quiera usted llamarle me preguntó muchas cosas. Sin saber cómo la conversación derivó en mi interés por los detalles -¿como cuales?- me dijo. – bueno… ayer vi una pera en el piso que me llamó poderosamente la atención. Saqué en limpio que llamó a mi curiosidad porque tenía seguro un sentido, un significado, y que ese sentido vendría después, sería como algo a develarse.  Una reflexión de mi mente sentenció la siguiente frase: ” el sentido no siempre es anterior, a vos por lo general te viene después” Días más tarde la pera reapareció, aunque siguió sin mostrar su significado verdadero, esta vez en un hecho casual, raro, y aunque no tiene nada que ver con de algún modo para mi sí. En el trabajo Villamil se óvido prolijamente doblada sobre una servilleta roja una finisima alianza de compromiso sobre la mesa 42. ¿Con las peras que tiene que ver? -mucho, aún no sé porqué. Cuando lo encontré , pensé en la pera automáticamente. Seguí pensando y pensando sin arribar a ninguna conclusión hasta que con los días me olvidé del asunto. Un mes después compré un libro en la calle Corrientes, uno de Tom Lupo, poesías y escritos variados. Además de tener en la tapa (cosa de lo que me percaté luego en casa observando con detenimiento) una pintura con la misma silla que me encontré tirada en la calle un a noche, y de pertenecer esta ilustración a un tal “Tito Perez” que probablemente sea el primo de mi papá, además de eso, en la página 42 encuentro la siguiente frase “no le pidas peros al alma”. Dicho lo cual he aquí el siguiente monólogo: – Esa pera es una espera, un porqué que se calló del arbol. Es un significado que se adelantó a la comprensión solo mostrando el halo de su existencia, una intuición fortuita. Esa pera es inevitablemente algo, algo que corren los meses y los días y sigo sin comprender; ahora en esta mañana de tostadas pienso que tal vez esa pera me acompañará durante años, y no vendrá su sentido así como así tan fácilmente en un par de meses. Esa pera tal vez requiera mucho más de mí. Y lo difícil es diferenciarla de los falsos indicios: esa pera será un fruto, que representará la madurez, que tendrás que tener un hijo, que tenés que recibirte. Esa pera desespera, es una prueba de paciencia. Es una ironía ” peras al olmo”… Pera, o espera. Resulta que hay muchas manzanas famosas: la de newton, la de Adán, la de las computadoras Mac, la del sello discográfico de los Beatles; pero con peras solo hay frases … “Como peras en tabasque”,”elegir como entre peras”,”hacerle la pera a alguien”,”no ser por el caldo si no por las peras” Mientras sigo pensando en la pera aparece la imagen de Mario desayunando peras al vino tinto. Vino tinto Logroñés que traía en cajas cuando visitaba los viñedos de su familia. Vino tinto que tomaba dulce y caliente en Finlandia. Y Mario era prolijo, educado, seco, y muy buen tipo. Llegó a mandarme por correo un sobre con una pequeña revista que había editado donde publicó una poesía mía que le gustó… ahora que lo recuerdo su sobrenombre era ” Cap de Pera”. Esperando, las esperas maduran. Increíblemente a Mario le gustaba Cafrune. En España pocos conocen a Cafrune. Esa pera hasta ahora es eso y puede ser otras cosas más, o no eso. Como dice Hebe que los cuentos son “un gran pero”, o , en mi caso “una gran pera”.

88x31 creative comons

contrafáctico

Naturalmente, esta idea o palabra o lo que fuera , flota desde dos libros de Gamerro hasta mi cabeza Munrense de apariencia tranquila (pero que misteriosa y sorpresivamente en la tarde se soñó experto en física relativista) hoy.

Contrafáctico, mundo contrafáctico, universo contrafactual. Anillos, serpientes y enlaces de un después encadenado con un ahora. Alláhora.

¿Es esta necesidad de división sintáctica entre los tiempos pasado y futuro lo que facilita la existencia en el mundo tal y cual es ? e=mc2 ¿que significa esa fórmula? No tengo la menor idea, pero puedo explicarla. De alguna manera y aunque no lo crea ni yo, soñé con eso. Y con una pera tranquila en la noche.

El mundo del revés esta bien.

Saludos.

pd: Traé alfajores.

Leer caminando

Bueno voy a hablarles acerca de un hábito adquirido hace ya algunos años, se trata de la práctica de leer caminando, costumbre tomada en préstamo a mi amigo J.M.F. En cierto tiempo en que J.M.F trabajaba en una librería y adquiría hermosos ejemplares de Anagrama a buenos precios, libros de lomos ostentosos, ediciones raras de autores extraños… era común hacer base en algún bar, y luego con el caer de la noche ver caer también algún amigo. Ávidos de alcohol, con la doble euforia contenida de toda una jornada de trabajo, pero siendo un grupo de adolescentes que claramente prefería estar siendo (más consecuentemente con su humanidad reprimida) gorila en alguna sala de ensayo, o náufrago en un río de alcohol. En esos inicios de jornada, emergía J.M.F de repente, caminando calmo, con ritmo de mocasín gastado, y un libro en brazos como acunado (cuatro o cinco más en su morral y una poesía escrita a medias) leyendo mientras caminaba.
Acaso sin saber bien porqué comencé a copiar esta impostura de andar leyendo al caminar.

Acerca de leer caminando

Leer caminando es una acto de libertad y ejercicio de alienamiento al mismo tiempo. Si bien por un lado debe uno desarrollar la capacidad de abstraerse por completo del hemisferio exterior y adentrarse en la historia a cada paso, por el otro la atención está ya tan adoctrinada a la ciudad que casi como un acto reflejo podrá sortear todos los obstáculos viales sin la menor dificultad. Pero hay una fatalidad que impondrá resignación a la lectura o paseo: tarde o temprano vendrá la interrupción de un semáforo o un apuro en alguien que nos empuja a cortar el andar de la historia. Es horrible, es imperdonable, es casi como si en el cine de repente prendieran todas las luces por unos segundos. Y resulta doloroso, doloroso y abrumador que a la realidad asquerosa no se le importe un pito lo que tenía Stephen Dedalus para decir, o lo que estaba planeando la oposición al banquete de Severo Arcángelo….no… el auto tomará la bajada de la General Paz a toda velocidad aunque estés en la última o en la en la primera página. El sistema diurno de “la ciudad” da lástima a Oliverio y a La Maga. El mundo es un colapso eterno de taxistas enojados.
Pero a decir Verdad eso no sucede tanto, esas percepciones suceden sólo al principio. Eso es a lo sumo en en la primeras cuadras en que uno pasea la orgullosa impostura de ser un elegante Lector que Camina sobre las páginas de la avenida. Eso pasa cuando uno anda medio mostrandole al mundo que se le antoja nada levantar los ojos de donde están para rendirle culto a la civilidad de las costumbres y mirar el estado del tránsito. Pero como dije antes éso es solo al comienzo. Cuando se cesa de comparecer ante el tribunal de ojos, cuando se deja de exigirle el mismo respeto al mundo por nuestra lectura que por el «uno veinticinco y hasta Cabildo y Monroe» de casi todos los demás, es allí que se quiebra la dualidad de movimientos entre estado de la lectura y ritmo del tránsito. Todo: lector, lectura, movimiento, historia y ciudad, se convierten en un acto único; coreográfico. Todos lo elementos se convierten en una sola unidad, en una totalidad, se auto-abastecen. La ciudad y esa bocina poco a poco comienzan a tener que ver con aquello que estaba sucediendo en el papel. Esa «Rúa dos Douradores» que se trasvasa como por un desborde de realidad a Puente Saavedra y en ese mismo momento son instantes iguales. El caminar se ralentiza y adquiere una seguridad profunda de que no se chocará con nada ni con nadie, que se podría estar leyendo en la peatonal más concurrida del centro de cualquier ciudad en hora pico sin levantar la mirada y lo mismo no se chocaría con nada. Porque repito, leer y caminar ahora conforman un acto en unidad. Cualquier lugar sería lo mismo: el paisaje y el adentro son partes de un mismo movimiento verdadero. Y cuando uno lee caminando siempre sucederá algo extraordinario: un final de página que justo acaba en un cartel de igual palabra, una calle que justo viene al caso, una señora que se parece a … una lírica del caminar que acompaña el desarrollo de la historia de un modo tan perfecto que puede medirse una distancia en capítulos, o sentir que un barrio le queda mejor a uno u otro autor (Cortázar en Parque Chas se lee mejor).
Y hasta acá nada he dicho del hecho central de leer caminando. Que dos actos tan antagónicos como leer (acción que demanda atención, quietud, concentración) y caminar, se realicen en el mismo durante ha de transformarlo todo. Que un acto que según marca (¿marca?) la costumbre de hacerse en reposo sea hecho en movimiento, lo cambia todo. Si de algún modo altera un hábito, por sobre todas las cosas reafirma un sentido más profundo.
En este bs As de hoy, en el que resulta poco probable un instante de silencio, recogimiento y atención; llevamos justamente ésto a la ciudad. Al epicentro y usina de la contractura neurálgica en la que parece imposible frenar por un rato a disfrutar de un libro y una historia, no tanto por la metrópoli en sí, sino por nuestro propio ruido de heladera mental que no para de rumiar distracciones. Nos plantamos firmes. Leer caminando no es solo un acto de rebeldía contra las estructuras , sino la contemplación en el movimiento. La presencia dentro de la ausencia general de almas en el gris cemento. El aplomo, un movimiento genuinamente auténtico, propio en un mundo de estúpida inercia colectiva. De algún modo e estar en la cadena de montaje, observando la matriz, sin entregarle la fe de que caminando un poco más allá tal vez la historia cambie de página.

88x31 creative comons

tras las putas pantallas

LiMe LiTeRal:  Es un experimento, un copy & paste a lo que siento en el momento procurando no juzgar ni silenciar ninguna de las voces que vienen de mi interior. Una búsqueda de libertad absoluta. El resultado acaso siempre sea una verdad violenta o un tipeo de significantes al azar, si es que existe el azar.
 
 

Tras la pantalla se esconden los pañuelos

los apurones impuestos a empujones en tu intimidad ¿porque no te das el tiempo?

respirar pensando en que sos así y no queda otra,

que no hay espejos ni ideales en que fijarse,

que te respetas más allá de tu voluntad suicida que quisiera estar saliendo por la radio cantando verdades.

Sin embargo un puñado de pañuelos están tras la pantalla (parte de los leones que le regalaste vaya a saber a quien)

en las mañanas gastadas de treinta mates y años en igual cuantía

cuantos tempos que no viste brillando al lado justo tuyo

y desplegás tu pañuelo con moco y la frustración en la pantalla.

-Es hora de que te amigues macho

de que salgas al sol y te comas el mundo

o que lo sientas

y eso será tu victoria personal

no una fíctica foto de los tiempos de papá en el club

soñando cosas que no te pertenecen

como este escrito de los dedos locos al tiempo de lo que no podés ni pensar

sos la marcha y contra marcha de una meditación cautiva de tus ideas

y pantallas e ilusiones

¿para que?

¿acaso no está todo bien, no está todo en su lugar?

¿acaso no disfrutaste cada canción y desafinaste consecuente con tu traición a las estructuras?

Sos impuesto

te quedás mal si no estás contento con vos

te delata tu sonrisa traidora cuando no te escuchas

el brillo de tus ojos no desmiente la tormenta que sos

nene de ayer.

88x31 creative comons

 

la cosecha espera

LiMe LiTeRal:  Es un experimento, un copy & paste a lo que siento en el momento procurando no juzgar ni silenciar ninguna de las voces que vienen de mi interior. Una búsqueda de libertad absoluta. El resultado acaso siempre sea una verdad violenta o un tipeo de significantes al azar, si es que existe el azar.

La cosecha espera paciente la sensibilidad del que sin juzgar encuentra párrafo y parte en la comunión con el sentido  El ritmo es el mate, pasará esto al olvido y sin dudarlo el cielo nubarrado embarrará la cancha  Trajo chanchos toda la semana  Diábolos de vestidos largos nacarados que se encienden y el “stop”los detiene y después de ese “stop” por ahí no arrancan  ¿ cual es tu método de escritura? La liturgia, la bravura, 100kg de verdura y en un rincón enajenado un niño solitario llorando  Juega que actúa y actúa que juega, nada le abre la grieta más allá de a putrefacción  Sí, la hoja se mancha -primer “hecho” del día  Un círculo verdoso de agua de mate  Tal vez el tren sea un hecho registrado también ¿que decir? …hasta el viernes no trabajo y lleno la hoja con la culpa del desempleado, como si tuviera que llenar algo, y no escucho lo que voy dictando a la mano que sale de mí para martillar las horas entintadas  Escúcheme, déjese de joder, dé curso a poder ser usted y en un tac-tac pase al otro lado de la tostada  En el otro tren que pasa va una torcaza, y nunca entendí esa poesía que escribí “viaje en estaciones”, pero me gustó, siempre me gustó… me regó de sin sabores los malvones, me acarameló las letras eses  Estuve dedicado a estar tirado, ver pasar el tiempo de costado y ahora que lo pienso vi mucha gente ahí también conmigo en el limbo de facebook  Gente a la espera de que le hablen, gente que llena el mismo vacío de mi semana con la misma irrealidad acuartelada  Voy a sentarme a esperar a ver que pasa, pero si lo haces en una pantalla siempre pasa algo y en realidad nada  Conectas, pero con la nada, con la pérdida, con la culpa por lo tarde que te fuiste a dormir, con la situación del desorden de la canción  ¡ Eduardo elongaba de largo  La rima está en la esquina  O en el caldo de gallina  La gata lo sabe y parece que algo hace  Me mira y estornuda  Eduardo está naciendo, el gato está procediendo  Sus manos lame y relame  Los pequeños silencios interrumpidos por una ventana trac trac o un bocinazo lejano, van siempre de la mano del tiempo en el que el gato se relame la mano  ¡o mirar la tele!  Este lugar me conviene  Rodeado de diversión y le quita al sentido la canción  Despedite, despedite ahora que podes  Despedite porque tu “yo” ya no pertenece a tu patrimonio  Despedite por adelantado, porque ahora vas a vivir de prestado  Tengo la sensación de que escribir es esperar que aparezca el relato, pero eso es el pasado, ahora el relato está afuera de la hoja  Nadie se detiene a prestar atención  Desde un hipotético principio hasta un final sin atadura, estoy pensando en Pascual y su locura, sus millones, sus años luz en la penumbra  Pero como decía bien, despedite bien  No tenés la más remota idea del poder de la tecnología y las cosas que puede saber la CIA  Por los comentarios de la gente en la pantalla de vacío, pueden ver venir una epidemia de gripe en algún lado  Es cierto, todo es cierto  Puede ahora, incluso, estar escuchando por tu celular por más que esté apagado de qué demonios estás hablando  Puede verte desde el cielo, es cierto  Pero no me siento mal, es un poco como si me sintiera acompañado, y en el fondo es porque cuando me hablan de conspiranoias a todas creo posibles, pero no me imagino los servicios de espionaje y control como una organización súper avanzada y poderosa  Más bien me los imagino como el súper agente 86  Pueden tener muchas cámaras pero tienen también un celular en el bolsillo y una conversación con una minita por la mitad, cosa que les hace ir con la cabeza en cualquier lado. No creo en un ejército de máquinas soldado, porque no creo en un ejército de gente sin amor  Y no digo amor y piedad hacia el enemigo, no  Digo amor en el sentido de que lo motivan las mismas estupideces que a mí  Digo que tienen el mismo cansancio, que llenan el mismo vacío en la misma pantalla  Y además los egos internos arruinarán todo  pienso en una organización así enorme, secreta y poderosa y me río… los veo como tremendos monos con una capacidad tecnológica que los supera  Los imagino con sus jerarquías, sus divisiones internas, sus necesidades de más, y ahí me imagino todo como una escena de comedia  Como empleados que les preocupará más que nada cumplir el horario y conseguir el aumento de sueldo, y unas zapatillas nuevas, y un beso de la hija al llegar; juro que no puedo dejar de pensar en Maxwell Smart y en su lucha contra qué sin cuando ni donde y su triunfo casual  No hay final, todo es casual  No hay descasual  Cada día entiendo más las letras de divididos  Besos por celular encuentros de tic-tac recorridos vistos desde arriba, calculados, mapeados referencias en la web  Un sonido que golpea eléctrico (la música a no es igual) un despertar de teléfono imágenes atomizadas alrededor del mundo  Un agarrar sin tocar  Una compañía sin presencia física  Una búsqueda sin mover el orto.

88x31 creative comons

puedo contar con tu ausencia

LiMe LiTeRal:  Es un experimento, un copy & paste a lo que siento en el momento procurando no juzgar ni silenciar ninguna de las voces que vienen de mi interior. Una búsqueda de libertad absoluta. El resultado acaso siempre sea una verdad violenta o un tipeo de significantes al azar, si es que existe el azar.
 
 

¿Usted con que cuenta?

-Yo cuento las desilusiones con los dedos, cuento la cantidad de frustraciones en las arrugas de la gente. Yo espero la clarividencia de la resurrección al revés. Yo creo que llegó el momento de una charla propicia.

Yo creo que hay un equipo y un ser caído que embarró el momento. Yo cuento y quisiera no contar. Yo no cuento con vos… con en eso puedo contar.

Y esperaba en esta misma esquina, pero trece años atrás. Esperaba que viniera el colectivo y ella estaba ahí. Esperábamos fumando, habíamos ido creo que a una fiesta de egresados y volvimos juntos y yo iba a perder mi virginidad con ella, eso lo supe esa noche. Pero llegamos de la discoteca y en su casa de Cabildo y Céspedes por alguna razón estaba su mamá lavando los platos a las cinco de la mañana. No me pregunten por qué. Vivía mayormente en la costa y dos o tres días cada quince aparecía por la casa, oportunamente, a lavar los platos a las cinco de la mañana parece….

Entonces saludé con una evasiva incómoda y ella dio una vuelta y volvió diciéndome – te acompaño al colectivo- con un ” que garrón” entre labios.

Entonces en Cabildo esperé el 60 treinta y ocho más garronero del mundo dándole un par de besos. Creo que toqué por primera vez (a través de la tela de un pantalón) ,explícitamente, entre las piernas de una chica.

-La próxima vez- me dijo- la próxima.

Eso pasó hace trece años en esa parada que acabo de pasar.

Entonces escribo más entonces, porqué y paraqué ya venderán.

Tomate, tarta de verdura y agua fría es la cena. Los chicos adolescentes que viajan un par de asientos más allá, y que parecían insoportables hace un par de paradas, se está transformando en “un poco simpáticos”. Están en pose, son divertidos, fuman histriónicamente, quieren pertenecer a algo que los hace cancheros y nadie sabe bien qué es; pero tienen una capacidad de memorizar letras de canciones que me llama la atención.

Capaz que cuento con eso y con más… por ejemplo podes contar con que todos los adolescentes del mundo en la ciudad , son insoportablemente digitales. Tick, pim, svsh, deslizo, patina, desliza, aplicación.

Contar con el cansancio a la mañana, a la tarde y a la noche tal vez.

Contar con que se quede el bondi.

Contar con que el calor te derrita.

Contar con el fin.                                                                                                                                                                      

88x31 creative comons  

una búsqueda sin mover el orto.

LiMe LiTeRal:  Es un experimento, un copy & paste a lo que siento en el momento procurando no juzgar ni silenciar ninguna de las voces que vienen de mi interior. Una búsqueda de libertad absoluta. El resultado acaso siempre sea una verdad violenta o un tipeo de significantes al azar, si es que existe el azar.
 

La cosecha espera paciente la sensibilidad del que sin juzgar encuentra párrafo y parte en la comunión con el sentido. El ritmo es el mate, pasará esto al olvido y sin dudarlo el cielo nubarrado embarrará la cancha. Trajo chanchos toda la semana. Diábolos de vestidos largos nacarados que se encienden y el “stop”los detiene y después de ese “stop” por ahí no arrancan. ¿ cual es tu método de escritura? La liturgia, la bravura, 100kg de verdura y en un rincón enajenado un niño solitario llorando. Juega que actúa y actúa que juega, nada le abre la grieta, más allá de la putrefacción.

Sí, la hoja se mancha -primer “hecho” del día. Un círculo verdoso de agua de mate. Tal vez el tren sea un hecho registrado también ¿que decir? …hasta el viernes no trabajo y lleno la hoja con la culpa del desempleado, como si tuviera que llenar algo, y no escucho lo que voy dictando a la mano que sale de mí para martillar las horas entintadas.

Escúcheme, déjese de joder, de curso a poder ser usted y en un tac-tac pase al otro lado de la tostada. En el otro tren que pasa va una torcaza, y nunca entendí esa poesía que escribí “viaje en estaciones” pero me gustó, siempre me gustó… me regó de sin sabores los malvones, me acarameló las letras eses. Estuve dedicado a estar tirado, ver pasar el tiempo de costado y ahora que lo pienso vi mucha gente ahí también conmigo en el limbo de facebook. Gente a la espera de que le hablen, gente que llena el mismo vacío de mi semana con la misma irrealidad acuarelada. Voy a sentarme a esperar a ver que pasa, pero si lo hacés en una pantalla siempre pasa algo y en realidad nada. Conectás pero con la nada, con la pérdida, con la culpa por lo tarde que te fuiste a dormir, con la situación del desorden de la canción.

¡Eduardo elongaba de largo!. La rima está en la esquina. O en el caldo de gallina. La gata lo sabe y parece que algo hace. Me mira y estornuda. Eduardo está naciendo, el gato está procediendo. Sus manos lame y relame. Los pequeños silencios interrumpidos por una ventana trac trac o un bocinazo lejano, van siempre de la mano del tiempo en el que el gato se relame la mano. ¡o mirar la tele! este lugar me conviene. Rodeado de diversión y le quita al sentido la canción.

Despedite, despedite ahora que podes. Despedite porque tu “yo” ya no pertenece a tu patrimonio. Despedite por adelantado, porque ahora vas a vivir de prestado.

Tengo la sensación de que escribir es esperar que aparezca el relato, pero eso es el pasado, ahora el relato está afuera de la hoja. Nadie se detiene a prestar atención. Desde un hipotético principio hasta un final sin atadura, estoy pensando en Pascual y su locura, sus millones, sus años luz en la penumbra. Pero como decía bien, despedite . No tenés la más remota idea del poder de la tecnología y las cosas que puede saber la CIA. Por los comentarios de la gente en la pantalla de vacío, pueden ver venir una epidemia de gripe en algún lado. Es cierto, todo es cierto. Pueden ahora incluso escuchar por tu celular apagado de qué estás hablando. Pueden verte desde el cielo, es cierto. Pero no me siento mal, es un poco como si me sintiera acompañado, y en el fondo es porque cuando me hablan de conspiranoias a todas creo posibles, pero no me imagino los servicios de espionaje y control como una organización súper avanzada y poderosa. Más bien me los imagino como el súper agente 86. Pueden tener muchas cámaras pero tienen también un celular en el bolsillo y una conversación con una minita por la mitad, cosa que les hace ir con la cabeza en cualquier lado. No creo en un ejército de máquinas soldado, porque no creo en un ejército de gente sin amor. Y no digo amor y piedad hacia el enemigo, no. Digo amor en el sentido de que lo motivan las mismas estupideces que a mí. Digo que tienen el mismo cansancio, que llenan el mismo vacío en la misma pantalla. Y además los egos internos arruinarán todo. Pienso en una organización así enorme, secreta y poderosa y me río… los veo como tremendos monos con una capacidad tecnológica que los supera. Los imagino con sus jerarquías, sus divisiones internas,sus necesidades de más, y ahí me imagino todo como una escena de comedia. Como empleados que les preocupa más que nada cumplir el horario y conseguir el aumento de sueldo, y unas zapatillas nuevas, y un beso de la hija al llegar; juro que no puedo dejar de pensar en Maxwell Smart y en su lucha contra qué sin cuando ni donde y su triunfo casual.

No hay final, todo es casual. No hay descasual.

Cada día entiendo más las letras de divididos. Besos por celular encuentros de tic-tac recorridos vistos desde arriba, calculados, mapeados referencias en la web. Un sonido que golpea eléctrico (la música ya no es igual) un despertar de teléfono imágenes atomizadas alrededor del mundo: un agarrar sin tocar, una compañía sin presencia física, una búsqueda sin mover el orto.

88x31 creative comons

¿vos quien te crees que sos?

 LiMe LiTeRal:  Es un experimento, un copy & paste a lo que siento en el momento procurando no juzgar ni silenciar ninguna de las voces que vienen de mi interior. Una búsqueda de libertad absoluta. El resultado acaso siempre sea una verdad violenta o un tipeo de significantes al azar, si es que existe el azar.

Welcome

Hola día, la pantalla azul me pone contento
escribir acá es lindo.

Anoche naufragando en el mar de tinta de las palabras sobre la hoja me preguntaba algo que quedó flotando sobre mí gracias a una página web ¿vos quién te crees que sos?
Sacándose el tono de novela de la tarde, o de enojo (cosa que proponía la mencionada pag web) es la cuestión una pregunta muy válida, muy importante para hacerse. ¿quien creo que soy? ¿quien cree úno que es? ¿Sabe un quien es?
Yo renacuajeaba esto ayer en la cocina de la madrugada mientras intentaba escribir “algo”, y lo renacuajeaba en relación a la libertad o falta de ella que tengo para escribir. Pensaba quién soy. Y si me creía un escritor que tendría que escribir “algo grandioso”, memorable, y por lo tanto no podría permitirme faltas de ortografías, invenciones de palabras, o lo más grave: que no se me ocurra nada.
Creo que a mucha gente le sucede lo mismo y cuando se sienta a escribir espera “esa gran idea” que por justamente estar esperándola o por mediocridad, o vaya a saber por que zafarrancho no viene. Es injusto, pero es eso. Y de hecho es preferible preferirse falto de esas cosas pero consecuente a la bifurcación que su cerebro-corazón-brazo siga sobre la hoja o no: irse a dormir, acariciar los gatos, tomar un berbereno de cebada, y continuar la queja-lamento del escritor fabuloso que no llegó nunca a la estación del tren que pasa por casa.

Bueno, me permito entonces TODO . De allí parto. Listas de compras, anaqueles (tengo cierta tendencia a las taxinomias ridículas) verbos no aceptados por unos señores barbudos que se juntan a conceder el carnet de perteneciente a la real academia a LAS PALABRAS y negar el carnet a otras, cartas de amor, carteles de arvejas, estribillos cambiados, tickets to ride, sumisiones a otras parábolas.

” Tengo para mí que los monos” he dicho una vez me acuerdo muy bien, pero casi entra la ceguera de los tiempos por la puerta de atrás. La fuerza que la pertenencia da se la quieta a otras manifestaciones.
En ese caso y sin saber en absoluto por que escribo (hoy con tono argumentativo) doy por zanjado el asunto y paso a escribir la poesía mas lindita que esta pantalla azul haya visto.

Anoche dormí con vos
y vos estirada brazos hacia arriba
te abrasaste alrededor de mí.

Es una especie de mecanismo inconsciente que tenes mientras dormís,
te lo voy a explicar:
sos alta, y yo no podría manipularte y zarandearte de arriba abajo
levantarte en el aire,
(haciendo gala de mi masculinidad podría decir que sí
que haciendo mucho esfuerzo lo conseguiría
y te puedo depositar sobre mí con ambos brazos enseguida,
¿pero quien hace eso en la duermevela de la madrugada somnolienta?)
entonces vuelvo a la cama
con el cuaderno cansado
paso el brazo izquierdo por debajo de tu hombro
te levanto suavemente la cabeza
y vos, completamente dormida con los brazos para arriba
te enrollas automáticamente alrededor mío
y yo me duermo contento
y esta hoja azul se queda tranquila
y si me reclama algo ni me doy cuenta porque pienso en vos y no me doy mucho cuenta del resto de las cosas,
y vos al otro día nunca te acordás de todas las vueltas que te hago dar a la noche.
Me crees, pero no tenes recuerdo de que haya sucedido eso en tu sueño
en cambio te acordás de una playa y una ola muy grande
y un vestido de flores y un sombrero y un viento
y pisadas a lo largo de la arena y yo viniendo
(no sabías bien si la imagen de mí estaba en el sueño
pero sabias que yo estaba llegando)
sobre mis huellas en la arena
hasta tu hombro
y hasta tu pelo cayendo sobre el vestido
y el mar rugiendo
dormido.

88x31 creative comons

fin de fiesta

LiMe LiTeRal:  Es un experimento, un copy & paste a lo que siento en el momento procurando no juzgar ni silenciar ninguna de las voces que vienen de mi interior. Una búsqueda de libertad absoluta. El resultado acaso siempre sea una verdad violenta o un tipeo de significantes al azar, si es que existe el azar.

 

La importancia de los pasos, el miedo a las funciones por la mitad, los artilugios sonoros, John y Yoko haciendo el amor mientras el mundo se cae a pedazos. El matecito en la cama a mientras el mundo se desangra los tímpanos de Fito Paez enajenado en a ducha desafinando a toda bala.

Pulmón, moto, madre, abedul: misiles y licuadoras, góndolas y familias huyendo. John y Yoko hacen el amor, haciendo del amor una política ¿hay amor en eso? No hay amor, hay mucho más amor que en el amor de los que no miran afuera de sí. Hoy sí.
A ver, organizémonos el partido, vos vas para acá yo para allá.
La importancia de los pasos (vuelvo al principio). El final (de los pasos el que más cuéstame) no sé por que pues. Podría pensarlo como un paso igual al resto, sin una importancia especial. Colocando todo en un plano de igualdad, tiene el mismo esfuerzo, la misma autoridad, pero es el fatal desenlace. El punto en que abandonás lo que comenzaste alguna vez, el fin del proceso sin Kafka, el final del recorrido, donde el chofer baja, se fuma un pucho, mira la noche (en esa terminal desolada de colectivos) y piensa por un momento qué estará haciendo aquélla chica, o aquélla otra que subió en Bulnes y Guardia Vieja, o esos otros niños que en un rato subirán para ir al colegio. Son las cuatro de la madrugada. Llegas a destino. Mirás la noche en el silencio que de un rato a otro se poblará de ruidos, de ajetreo yendo y viniendo y vos terminarás. El último paso. El fin de la noche. El acabar de la bohemia de dar vueltas adolescentes toda la noche buscando un bar, un sucucho maxiquiosco abierto adonde escapar al dolor de la adolescencia abierta de cuajo. La guadaña de la filosofía en el bolsillo de atrás, un libro que comentar y dos o tres amigos que siempre están como en la foto de un brindis.
Termina la noche de los colectivos, resaca de fiesta terminada. El cansancio a cuestas llevado como estandarte hasta los últimos rincones de su no dar más. Angustias de sentirse abandonado y pensar que otro a su lado pronto pronto le hablaraaa… – hermano, yo no quiero pero tengo que decirte que es el fin del recorrido. Que esto llega hasta acá y que eso no es ni malo ni bueno, es sólo un cambio de ciclo, es el fin de la noche.
– Si mirás para arriba está asomando al fondo lentamente la claridad de un día que está allá atrás, descansando para venir en un rato. Yo tengo que entregar el bondi y vos te quedaste dormido una vez más en el penúltimo asiento.
No tenés cara de mal pibe, en el fondo lo sé, lo reconozco en algún gesto y te miro por el espejito del conductor mientras escribís frenético en ese cuaderno. A veces miro serio o soy parco, pero el recorrido termina acá. Yo tengo que empezar a pensar en mis asuntos, hacer mis cosas, y vos tenés que despertarte y bajar, ver como llegás a tu casa. Ver para qué llegás a tu casa. Vértelas con el final. Mi final. Tu final.

John y Yoko están haciendo el amor en algún lado.

88x31 creative comons

 

informe sobre la información

LiMe LiTeRal:  Es un experimento, un copy & paste a lo que siento en el momento procurando no juzgar ni silenciar ninguna de las voces que vienen de mi interior. Una búsqueda de libertad absoluta. El resultado acaso siempre sea una verdad violenta o un tipeo de significantes al azar, si es que existe el azar.

 Agua fuerte, dulce, grave, frío. Impaciencia. De colectivos y andar con la trompa afuera elefanteando los linotipos de antes de ayer. Abigarré la separación Marxista en clases, como si no hubiese habido amor entre algunos muy conscientes de sus diferencias. Comí. Traicioné, expliqué incontadas veces el porqué hasta contradecirme. Por ejemplo el jueves pasado me preguntaron por “los intelectuales”y yo dije que eran personas con gafas cuadraditas y tiempo al pedo para reflexionar en cosas varias de la vida, y que pegan circulitos de colores en habitaciones muy grandes de los museos, bagalillos; pero en realidad no pienso eso, no creo que sean gente al pedo sino personas comprometidas con la real realidad del estado de las cosas. ¿mis lecturas se están comiendo mis pensamientos o viceversa? causas sociales, políticas, se filtran acá ahora en la hoja. Antes cerraba las persianas a inundarme de golondrinas, iluminar opacidades resquebrajadas, fraguar soliloquios ¿a donde voy? a la luna hueca de los poetas desvelados o el rinconcito de orientación Marxista, Yo creo que un buen viaje en tren y dos o tres contextos diferentes podrían hacer lo suyo acá.
Los palmitos no me gustan, el maltrato me trata mal.
El paraguas que no usaste en el pasado protegió a la lluvia de tu cabeza.
Información.
Estoy absolutamente harto de esa palabra. Lo digo, harto.
Información ésto, información aquella, ciudad informacional, informativo telediario, informático, informe, voy a redactar un informe sobre la información.

INFORME SOBRE LA INFORMACIÓN

La información viaja en el viento , Atahualpa lo supo y se hizo anónimo. Encontró la forma de fundirse con el entorno, de ser en las cosas que nos habitan.
El viento va de un lado a otro como la información, pero de una forma alegre, amigable. Calmo o violento trae potentes voces huracanadas, aires de otros lugares, ecos de otros rincones. El viento viene siempre de un lado, pero naides sabe donde se origina el viento.Agua fuerte, dulce, grave, frío. Impaciencia. De colectivos y andar con la trompa afuera elefanteando los linotipos de antes de ayer. Abigarré la separación Marxista en clases, como si no hubiese habido amor entre algunos muy conscientes de sus diferencias. Comí. Traicioné, expliqué incontadas veces el porqué hasta contradecirme. Por ejemplo el jueves pasado me preguntaron por “los intelectuales”y yo dije que eran personas con gafas cuadraditas y tiempo al pedo para reflexionar en cosas varias de la vida, y que pegan circulitos de colores en habitaciones muy grandes de los museos, bagalillos; pero en realidad no pienso eso, no creo que sean gente al pedo sino personas comprometidas con la real realidad del estado de las cosas. ¿mis lecturas se están comiendo mis pensamientos o viceversa? causas sociales, políticas, se filtran acá ahora en la hoja. Antes cerraba las persianas a inundarme de golondrinas, iluminar opacidades resquebrajadas, fraguar soliloquios ¿a donde voy? a la luna hueca de los poetas desvelados o el rinconcito de orientación Marxista, Yo creo que un buen viaje en tren y dos o tres contextos diferentes podrían hacer lo suyo acá.
Los palmitos no me gustan, el maltrato me trata mal.
El paraguas que no usaste en el pasado protegió a la lluvia de tu cabeza.
Información.
Estoy absolutamente harto de esa palabra. Lo digo, harto.
Información ésto, información aquella, ciudad informacional, informativo telediario, informático, informe, voy a redactar un informe sobre la información.

FOJA II

El viento se origina en la templanza de una guitarra. El viento se origina en nuestro adentro cuando le prestamos atención. El viento fluye sin fuelles del movimiento astral de los planetas y nuestros pensamientos. Se origina en el mar, en las olas, en vos, en la llama que aviva en su corazón un montón.
El viento se originó en el suplicio de un recuerdo. El viento se origina y va siempre a otro lado, pero el viento viene, siempre viene. Llega a tiempo.

FOJA III

La resolución final de este jurado resuelve por fallo inapelable suspender al viento planetario por término de un (1) mes, con intención de promover un aumento del flujo electromagnético.
El actual requerimiento eléctrico condensará en el aire una magnitud tal de impulsos estroboscópicos (eléctricos) sin descarga originará la formación de un rayo de dimensiones católicas nunca antes vivenciada por la empiria.
Un atroz estruendo cubrirá el mundo provocando el fin de todo lo conocido y el reestablecimiento del estado Viento, dentro claro, de una nueva temporalidad humana

 Promúlgase y publíquese en el boletín oficial a los días 7 de octubre de 2013 ¡Salud!

88x31 creative comons

 

Las ganas

LiMe LiTeRal:  Es un experimento, un copy & paste a lo que siento en el momento procurando no juzgar ni silenciar ninguna de las voces que vienen de mi interior. Una búsqueda de libertad absoluta. El resultado acaso siempre sea una verdad violenta o un tipeo de significantes al azar, si es que existe el azar.

 

Habitaciones de madera relevan vaivenes, linotipos, estenopeicas ad honorem. Entel y su sapiencia amable, explicativa, contagiaba amor por Walter Benjamin, en sus clases sonreía varias veces y hablaba con cariño a los estudiantes.

El colectivo viajaba en día nublado por Florida Munro Palermo, novedad …. -¿que novedades? Dice siempre mi mamá, ¿Novedades? (tema de dos minutos) Novedades ….en las revistas… que Tinelli veraneó allá, que Pampita fue con él… panacea surreal que no viene al caso en este texto.

¿que pongo? Novedades banales: ayer comí pizza con Balde, estaba flaco y perdido. Y la gente de Florida parece amable, algunos hasta incluso trabajadores. La garganta arde en sedes, en sed, en “una sola sed”.Novedad es que bajé y el colectivo estaba en la puerta, corrí media cuadra, lo tomé, pero no calmó la sed. Los perros calman mejor la sed que los colectivos pero “quecelevaché” a las ocho de un sábado no hay muchos perros dando vueltas.

Y además de eso tuve muchas ganas, al despertarme, de tomar una coca-cola. Por un momento pensé – me la censuro ¿como voy a tomar una coca a la mañana?. A la mañana se toma café, mate o a lo sumo leche. Pero después reflexioné que yo no soy de tener nunca ganas de tomar coca-cola así que si me aparecieron ganas mejor hacerle caso a esas ganas. Disfrutar de saciarlas y sentir una coca-cola pasando por mi garganta- Al fin y al cabo eso me pondrá feliz y además cada uno puede desayunar lo que quiera cada mañana.

Si bien el plan era comprar una coca en frente, al salir justo veo venir el colectivo, y como salí tarde lo corrí y lo tomé y no hubo coca-cola y punto. Además el kiosco estaba cerrado así que hubiese sido lo mismo.

Sed, sed, y más sed. Esa es la novedad mamá. Esta semana tuve mucha sed.

Ansia por calmar los deseos, las ganas. Tener sed es tener ganas de algo constantemente, todo el tiempo, y esas ganas no se van. Las ganas persisten aunque haga el acto establecido para calmar esas ganas. En la teoría (y generalmente en la práctica) con el agua o líquido la sed se calma, pero en mi caso no ¿es que tengo en realidad ganas de otra cosa? ¿es que no estoy haciendo lo correcto para calmar las ganas? ¿de quien son las ganas? ¿mías o de mi cuerpo al fin y al cabo?

88x31 creative comons

 

todos a los botes

LiMe LiTeRal:  Es un experimento, un copy & paste a lo que siento en el momento procurando no juzgar ni silenciar ninguna de las voces que vienen de mi interior. Una búsqueda de libertad absoluta. El resultado acaso siempre sea una verdad violenta o un tipeo de significantes al azar, si es que existe el azar.

 

El despertar de mi mañana de normal sorpresa mi cabeza ya juega. En el subte lleno imagino las costumbres de los otros pasajeros.Subidos al juego, los remos esconden el agua hueca hacia atrás y los ruidos musicales pasan pronto a primer plano. Papá nunca dijo nada de las poesías que le regalé. Mamá no se entera que soy vegetariano y que no me llamo Rodrigo. Ella no parará de hablar, ya no sé ni lo que dice, es como el relato de una carrera de caballos. Hacia el otro lado de los ruidos de mi familia está el impecable silencio, la eterna pregunta ¿que habrá sido de mi otro hermana madre?

Ruidos, quejas, amuleto contra la yeta, en la queja somos igualmente porteños el honesto y el traidor, el amigo, el patrón. Que la guita no alcanza, que las cosas no funcionan, que los hospitales no funcionan y el transporte anda mal

y la gata juega con la birome y garabatea entre el desencanto, esta búsqueda de unidad en el escribir sin parar, frenético, búsqueda por recuperarme, por saber que pondría sin todos estos problemas en esta hoja ¿cual es la voz del mi viento? ¿hacia donde viajaba mi inquietud antes de subir? Escuchar el murmullo del día que comienza, guardar lo soñado en el segundo cajón de la mesa de noche y ponerme la corbata beige, que los sueños no se escapen ni tampoco que vengan a frustrar el día cotidiano pidiendo otra cosa , que llevémoslos de la mano a salvaguarda.

Cada cosa tiene un ritmo, y el hombre también le impone un golpe de mando a cada acción.

Rebelión en la quietud,

Rebelión en la ausencia.

Conformismo en la ansiedad del gato calmo.

Estado natural de semi enojo.

Deberíamos irnos todos de viaje por unos meses a otra ciudad, bien lejos de nosotros, asomados al ridículo de algunas importancias diferentes y aprender un nuevo baile, escuchar otros pulsos.

Aventura de los desconocido.

Hilachitas de viento que desparramadamente van. Y solo eso serán.

Sueño

Pesto

Antílopes

un dejo a mate

escritura en futuro

el día comienza

y no cuento lo que ha sido si no las ilusiones

de las horas que vendrán

que no estarán adelante ni atrás

dijo una vez un cantor

que los sueños de ellos mismos se alimentan.

88x31 creative comons

Rodriguez Peña: Cortázar

LiMe LiTeRal:  Es un experimento, un copy & paste a lo que siento en el momento procurando no juzgar ni silenciar ninguna de las voces que vienen de mi interior. Una búsqueda de libertad absoluta. El resultado acaso siempre sea una verdad violenta o un tipeo de significantes al azar, si es que existe el azar. 
 

 El camino deposita sentimientos que recoge con amable andar de bicicleta (el caballo metálico de los poetas, de los amantes de la libertad, de los que hacen camino del esquivar piedras, charcos, patrulleros que pululan hoy la casa en que vivió Cortázar y ahora alguien desde atrás de una cortina habita) placas al ras del piso, ánimos por el suelo, destino de vivir en el recuerdo.De faroles y avenidas estoy hecho, pero me cuesta creer que no tengo cardo ni ortiga y algo inmenso como el mar o el campo en mi y enfrente.No hay solitario recorrido para el que así recopila, recovecos, pisadas, pizzerías y un pasar de vecino apurado:

-¿sabes donde queda la calle Rodríguez Peña?

– Tenés que cruzar la vía… es la de la esquina que del otro lado cambia de nombre.

-¿Sabes cual es la casa de Cortázar?

– Sí, pasando Pavón, sobre mano derecha dos cuadras.

-Salud.

…Hubo dos pájaros inamovibles en uno de los techos, tres escalones gigantes con otros más modernos agregados (según Mati) en un futuro posterior.

Me hubiese gustado preguntarle a la vecina que salió si tuvo una abuela llamada Leyla, pero no lo hice.

Morocha, Beattles de fondo, Atahualpa adentro, y al centro de éste brindis yo: anónimo que no se animó a la pregunta y la bici roja sobre la tarde hostil.

Alimañas, exabruptos, prostitutas de once o de constitución, libero el fuego depositado en los de al lado.No traiciono la disposición a la nada cuando tomo en serio aquello que alguna vez fue difícil tomar en serio.¿esta vida es la verdad? ¿soy el camarero de Palermo? o soy el que volvió de Banfield tomando conciencia de la violencia con que hay que decirle a todos los equivocados del juego serio, que el final no viene hasta que úno decida, y que el viento me contó su secreto.

La muerte es una chance de abrir o cerrar puertas, de escuchar pájaros o el intermitente silencio que invade mi poesía cuando no escucho aquello que se está escurriendo.     

88x31 creative comons

La cocina a medianoche

 LiMe LiTeRal:  Es un experimento, un copy & paste a lo que siento en el momento procurando no juzgar ni silenciar ninguna de las voces que vienen de mi interior. Una búsqueda de libertad absoluta. El resultado acaso siempre sea una verdad violenta o un tipeo de significantes al azar, si es que existe el azar.

Ésta es la cocina, la simple y esquivada cocina.
Donde se cuecen las habas, donde peleo con mi hermana, donde te encontrabas para comer con esos otros que vivían con vos y te fueron convenciendo desde chiquito que son tu familia.
Pero el hecho no es ése hoy, sino que la siempre simple y cotidiana cocina (que esquivo para cuando hay que hacer cosas gravemente importantes, serias) decora la vida de una casa.

Todo se hace acá en la cocina. Se alimentan los cuerpos que producirán las ideas que llenarán o morderán la hoja. La cocina es todo.

…Es de noche y el sonidito de la hornalla prendida junto a las heladeras en sinfónica compañía celebran mi presencia de pecera solitaria escribiendo a la luz de Tom Lupo.

Hay una mística particular en cualquier cocina.
Hay olores y gente constantemente, y en la mía también hay algunas frases garabateadas con marcador negro en los azulejos azules de la pared. Una gata. 28 ruiditos distintos; Y sobre todo la extraña sensación de presencia, de que acá hubo mucha actividad en el día y como que todavía flota en ella la estela de esas cosas.
Es distinto con los otros lugares de una casa: un living o un cuarto estarán vírgenes hasta que aparece alguien y los llena, dependen de que haya alguien, pero la cocina no, la cocina está poblada independientemente de que nosotros estemos allí o no. No estamos en una cocina como se está en cualquier lugar inerte, estamos en un lugar que tiene su propia vida. De alguna manera es como si nos alegrara estar en ella. Sí la cocina acaba siendo el lugar preferido por todos, uno casi no esta “
en” la cocina, está “con” la cocina… como si al estar adentro estuviera acompañado por alguien.
Tal vez el hecho de que muchas de las cosas que pueblan la cocina vinieron de la tierra y están en estado puro contribuyen a ello ¿se ha puesto a pensar en que hoy por hoy en su cocina hay olores de los más diversos rincones del planeta? Desde uva de Mendoza, hasta yerba de Misiones, limones Entrerrianos, conservantes de California, cebada de bebidas Belgas, cacao de Mejico, huevos de gallinas de Cañuelas (provincia de Buenos Aires) hay aroma a café de Colombia, a carnes de su país.

No se como llegué hasta acá, ni como sería el cuerpo de mi cocina si tuviera corporalidad, pero lo que es seguro es que cocina rima con…

88x31 creative comons

no automático

Lime LiTeRal:  Es un experimento, un copy & paste a lo que siento en el momento procurando no juzgar ni silenciar ninguna de las voces que vienen de mi interior. Una búsqueda de libertad absoluta. El resultado acaso siempre sea una verdad violenta o un tipeo de significantes al azar, si es que existe el azar. 

El morta quiere más happines” tendrá faltas de ortografía tendrá hambre , no lo sé: Hace tiempo que no escuchaba este disco . Estoy escribiendo en presente. Tomé la costumbre (prudente costumbre por cierto) de escribir directamente lo que siento/pienso sin pasarlo previamente por el filtro del pensamiento. Tal vez parezca inconexo, desmesurado, gin picante, pero la consigna es otra.

Esta vez voy haciendo esto pero no escribo con cursiva de erudito en mi cuaderno sin renglones ¡No! estoy escribiendo con gafas negras al teclado de la computadora, con la música a todo volumen. Hasta aturdirme, Rock and roll al máximo.

El rock fue mi salvación hoy. Tenía que ir a hacer de modelo vivo, me desperté temprano… estaba por intentar hacer ejercicios para relajar, para concentrarme, para lograr la sutileza contemplativa y adquirir decisión para los detalles, aguzando los sentidos, provocando el volcán maniobrado, estatuyendo las lineas ¡pero no pude concentrarme! En realidad ya me levanté nervioso, ordené a paso veloz un buen rato y mientras… el tiempo se consumía y yo ya debería estar relajando, ya debería estar haciendo yoga, el mate ya debería haber estado hecho, yo ya debería hacer estado duchado incluso, la música ya tendría que haber estado seleccionada.

En lugar de eso (de tratar la relajación que no llega) faltando un momento para salir puse música bien fuerte, estridente. Tuve ganas de escuchar ” el infierno está encantador ” de Patricio Rey ¡y fue maravilloso! ¡Fue la salvación! salí a la calle intransitable, ruidosa aplastante, humo, bocinas, gente enferma de nervios y yo me sentí ágil. Me divirtió esquivar los coches en bicicleta. Me divirtió ir mucho más veloz que ellos, porque Buenos Aires a las nueve de la mañana es intransitable.

Lo más importante es el ritmo.

Esta clase de ejercicios son para llegar al ritmo, para anular el pensamiento, no porque éste sea malo (al contrario), pero para los que somos tan críticos y estructurados no podríamos llegar a escribir nunca sin antes corregirnos interminablemente, resulta fundamental.

Ahora que lo pienso no sé porqué la mili me daba tanto miedo, creo que hubiera sido un buen soldado.

Y la persona que más admiro se llama Skay Bellinson, Doctor Saturno, pero no dejemos la puerta abierta para las conversaciones de atrás, seguro el sentido vuelve al medio de alguna ocasión para completar la oración (es curioso que se llame “oración ” a las oraciones ” Debería haber otra forma menos evangélica de nombrarlas ¿no creen? estrofas, ocasiones, ecos, o algo así. Voy a tratar de llamar a ese espacio de sentido que está entre dos puntos sencillamente ” estrofa”, me parece más honesto llamarla así).

Plato percusión, ¡estas teclas! chatitas, iguales, todas igualmente lisas… es complicado escribir así sin mirarme las manos. Pero si me relajo lo consigo ¡pero no lo consigo! o sea… no es que no consigo hacerlo, lo que no consigo es la calma necesaria para mantenerlo ¿Como demonios se llega? ¿borro todos los íconos de una vez por todas y escribo a tientas y ciegas?.

Sin embargo lo bueno de escribir con teclado es que es más parecido a tocar el Tabla. Tiene cierto juego percusivo que resulta divertido, al menos hoy (me agarras en otro momento y seguramente como ya estoy comenzando a hacer te diga que… el olor de la tinta, que… el deslizarse por el papel, que… la fluidez con que corren las letras de la cursiva prolija) ¿la cursiva pasará de moda definitivamente? ¿la escritura manuscrita pasará de moda definitivamente? estas y otras cuestiones que nunca serán contestadas porque no vienen al caso se me atolondran, como golondrinas que quieren volar, como grupos de gente caminando por el centro, como perros cuyo paseador tropezó y ellos echaron a correr.

O eso o Campari.

¿ y de cenar?

– No sé , pero te encanta jugar al burgués de piso de madera y buen vivir ¿no es cierto?

No, no es cierto, me encanta disfrutar de las cosas pero no por su halo fetichista, si no por su vivencia, por su inscripción en los sentidos. Tiene que ver más con una manera oriental de ser que con una cuestión de clase. Y es cierto que tal vez las cosa de Marruecos no estén al alcance del sentido de belleza de alguna localidad del pensamiento.

Su llave arrojó, se fue así sin más, putee no más.

Pero a las cinco y media te vas todos tus planes largos serán frustrados, gracias a dios. Mirá el desastre que hiciste acá, balas que no disparan a ningún lado. Por todas partes Nada.

88x31 creative comons